Inicio » Artículos Técnicos » Sembradoras, trasplantadoras y devanadoras para cesped deportivo

Sembradoras, trasplantadoras y devanadoras para cesped deportivo

La siembra de césped deportivo es una operación agrícola, tiene por objeto colocar la semilla en el suelo, en unas condiciones tales que favorezcan rápida germinación y nascencia de la planta. La distribución de las semillas en el suelo y el enterrado de las mismas, encomendado a la sembradora mecánica, superan en precisión a la mano del hombre, que por siglos ha realizado directamente esta labor, logrando, como la generalidad de las máquinas agrícolas, mejorar enormemente la productividad. Las técnicas modernas de colocación de césped en tepes (sembrado y cultivado en un terreno distinto al cual se va a utilizar) ha generado una nueva generación de maquinaria de trasplante y colocación de los tepes. Estas máquinas denominadas trasplantadoras-cosechadoras y devanadoras (colocación) han evolucionado considerablemente en los últimos diez años. La aparición de esquejes de semilla de algunas especies cespitosas favoreció la aparición de maquinas trasplantadoras de esquejes Las sembradoras de césped deportivo han mejorado en rendimiento y precisión. La máquina sembradora no sólo participa en el proceso productivo dosificando con mayor o menor precisión la cantidad de semilla necesaria. Hay otro aspecto cuya función es tan importante como el de dosificar, el de completar el trabajo del suelo en lo que corresponde a la preparación del lecho de siembra y de la capa del mismo donde se realizan germinación y nascencia de la planta. Esta labor, resulta imprescindible cuando se realiza la siembra directa.

El estado de preparación del suelo en el que debe entrar la sembradora y el tipo de césped que se pretende implantar, condicionaron las características de diseño de la máquina que, en cada caso, se debe de utilizar. Existen otros tipos de maquinas sembradoras, como son las hidro-sembradoras, que, si bien no son muy eficaces en siembra de césped deportivo, se han utilizado en algunas obras en España.

 I.-Sembradoras

Distribución superficial de las semillas Atendiendo a las formas de cultivo del césped deportivo, las gramíneas cespitosas se agrupan por asociación o ahijamiento, como los cereales de invierno. Como el objetivo final es cubrir por completo una determinada superficie, interesa que las plantas queden alineadas, para facilitar las labores de cultivo, y que en la misma línea se guarde una distancia conveniente. Si en cada emplazamiento se colocan varias semillas, las máquinas que lo realizan se denominan sembradoras “a golpes”; si coloca una cada vez, serán sembradoras “monograno”. Estas máquinas, por la uniformidad con la que pueden realizar la colocación de las semillas en la línea, a distancia constante y sin “fallos” o “dobles”, se denominan gen.ricamente sembradoras “de precisión” aunque este término no sea del todo apropiado, ya que la precisión depende de la adaptación de la máquina al tipo de semilla que se tiene que sembrar, de la velocidad de avance de la unidad tractora y del estado del suelo.

I.A-Maquinaria para la siembra

En el conjunto de las especies cultivadas de césped deportivo (exceptuando esquejes y tepes) las hay que admiten que las semillas se coloquen sobre la línea de manera continua, sin respetar un espaciamiento riguroso, en cierto modo como consecuencia de su capacidad de achicamiento. Sin embargo, solo se deber.a permitir una siembra de calidad con “sembradoras de precisión”, o lo que es lo mismo, se exige contar con una sembradora de calidad que permita la colocación de los granos sobre la línea manteniendo la profundidad dentro de unas oscilaciones que no superen el cent.metro, y sin que aparezcan variaciones respecto a la dosis te.rica de siembra superiores al 5%, o diferencias entre las cantidades de grano que llegan a cada línea superiores del 3%. Se ha pasado de hablar de dosis de siembra en kg/ha a número gramos por metro cuadro y a granos por metro cuadrado, y esto exige una dosificación precisa, una verdadera “siembra de precisión” pero, asimismo, hay que contar con los elementos de acondicionamiento del suelo que garanticen, junto con la profundidad, el asentamiento adecuado para favorecer su germinación. El coste final de la siembra se modifica muy poco con variaciones sensibles de la dosis de siembra (35-40 gr/m2 en gramíneas cespitosas), pero incrementando esta dosis en 5gr/m2 el porcentaje de nascencia es un 20% superior y teniendo en cuenta que la repercusión de labores de acondicionamiento del suelo, fertilización, tratamientos y riego. Para cada cultivo, en función de las características de clima y de suelo, la máxima densidad se consigue cuando el número de plantas que llegan al final del desarrollo se mantiene dentro de un intervalo con una amplitud determinada. Hay plantas muy exigentes a este respecto (Poa Pratensis y Agrostis), otras no lo son tanto, (Lolium o Festuca)

I.B-La “calidad” de la siembra

Si cada planta proviene de la germinaci.n de una semilla, las t.cnicas que favorecen esta germinaci.n permitir.n reducir la dosis de siembra y para ello son importantes: la calidad de la semilla utilizada, el lecho de siembra que va a recibir la semilla y el propio emplazamiento de la semilla que realiza la sembradora. Esto no s.lo infl uye en el n.mero de plantas que se van a obtener, sino también en el vigor de cada una de ellas, que le proporcionar. un aumento de la resistencia frente a condiciones desfavorables y, tambi.n, una mayor producción.

Clic aquí

COMPLEJOS DEPORTIVOS DE ENTRENAMIENTO DE FÚTBOL. Parte 1. Pinatar Arena

  Autores: Teresa Arenillas Burgaleta y Marta Pereira De La Infanta Durante los últimos años, España …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *